El TS matiza el concepto de familiar a cargo en la reagrupación familiar.

#

Una forma habitual por la que los extranjeros solicitan el permiso de residencia en España es a través de la figura de la reagrupación familiar: La calidad de miembro de la familia “a cargo” resulta de una situación de hecho que se caracteriza porque el ciudadano comunitario que ejerció el derecho de libre circulación o su cónyuge garantizan los recursos necesarios para la subsistencia del miembro de la familia que solicita la residencia.

No obstante lo anterior, las transferencias periódicas de dinero por parte del reagrupante pueden ser un elemento que sirve para acreditar esa dependencia económica, aunque de acuerdo con la reciente Sentencia nº 2203/2016 de TS, Sala 3ª, de lo Contencioso-Administrativo, de 11 de Octubre de 2016,  no puede considerarse el único elemento que demuestre la dependencia económica del solicitante del visado y, por ello, fue desestimado el Recurso de Casación.

En el caso presente, la recurrente es una dominicana que había adquirido la nacionalidad española, la cual solicita la reagrupación familiar para poder traer a España a su padre de nacionalidad dominicana, sin embargo, dicha solicitud fue denegada porque “No queda demostrado fehacientemente en el expediente que el solicitante dependa de la persona que le reagrupa. Se valoran otras circunstancias personales. El interesado tiene casa en propiedad y trabaja como agricultor.”

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha interpretado este concepto de miembro de la familia “a cargo” en su sentencia de 9 de enero de 2007 (caso C- 1/05):

“37 Para determinar si los ascendientes del cónyuge de un ciudadano comunitario están a cargo de éste, el Estado miembro de acogida debe apreciar si, a la vista de sus circunstancias económicas y sociales, no están en condiciones de subvenir a sus necesidades básicas. La necesidad del apoyo material debe darse en el Estado de origen o de procedencia de dichos ascendientes en el momento en que solicitan establecerse con el ciudadano comunitario.

43….la prueba de la necesidad de un apoyo material puede efectuarse por cualquier medio adecuado, aunque puede considerarse que el mero compromiso, del ciudadano comunitario o de su cónyuge, de asumir a su cargo a los miembros de la familia de que se trata, no demuestra que exista una situación real de dependencia de éstos.

Finalmente, esta Sala ha señalado sobre el requisito que comentamos, en sentencias de 23 de septiembre de 2014 (recurso 278/2013 ) y 19 de octubre de 2015 (recurso 1373/2015 ), que si bien las transferencias periódicas de dinero por parte de la reagrupante puede ser un elemento que sirve para acreditar esa dependencia económica, sin embargo no puede considerarse el envío de dinero como el único elemento que demuestre la dependencia económica del solicitante del visado”, pues “este dato escueto y simple no puede ser por sí solo demostrativo de que la madre, …vive a cargo de su hija…en el sentido de que la subsistencia de aquella dependa de su hija. Una conclusión de esta naturaleza hubiera requerido más datos y más pruebas, pues está claro que las remesas pueden obedecer a múltiples razones, y no necesariamente a la subsistencia de la madre”, pues se requiere que las remesas tengan por finalidad lograr la subsistencia del familiar, sin cuya prueba las remesas inexplicadas no están cubiertas por el precepto.

En la Sentencia que nos ocupa se establece en este sentido: “en el presente caso, como arriba se expuso, no podemos dar por probado que esté a cargo de su hija dado que pese a sus declaraciones lo cierto es que tiene familia en su país, de hecho convive con su hijo o sobrino, tiene otros hijos una propiedad con terreno en la que cultiva desconociéndose si tiene más bienes o cualquier otro tipo de rentas o si percibe alguna pensión o subsidio y en su solicitud indicó que era agricultor. No consta que esté enfermo ni que necesite del auxilio de su hija para adquirir medicinas o cualquier tipo de artículos de primera necesidad. Además, la hija carece de capacidad económica para sostenerle y tiene unas importantes cargas familiares y no consta que, salvo las remesas a que se refiere, haya tenido, desde su estancia en nuestro país, algún tipo de contacto que acredite una vinculación más allá del lazo parental.

En resumidas cuentas, se ignora si el solicitante, de forma efectiva y real y no meramente formal, es parte integrante de la familia de su hija y por ello le tiene que mantener en todo lo necesario para vivir dignamente”.

Comparte esta noticia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies