¿Te sientes seguro al comprar por internet? Conoce cuáles son tus derechos en el E-Commerce

El e-commerce resulta muy cómodo, no solo debido a la inexistencia de una limitación horaria, sino también porque dicho comercio electrónico es una herramienta universal que permite el acceso a un mercado mundial con gran variedad de productos, permitiendo al cliente efectuar una comparativa real entre todos ellos, de forma ágil y rápida; motivos que han propiciado la expansión de las compras a través de internet en nuestra sociedad.

La Ley 34/2002, de 11 de Julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, así como el resto de la normativa estatal y europea aplicable, establecen un catálogo de derechos tendentes a aumentar la protección de los consumidores que realicen compras a través de internet, en tiendas on-line con sede en la Unión Europea ya que fuera de este ámbito la normativa aplicable varía, que se sumaran a los ya previstos para las compraventas tradicionales, aportándose de ese modo más seguridad a las operaciones electrónicas.

¿Cuáles son mis Derechos al comprar por internet?

1.E-comerce. Antes de formalizar la compra del producto y/o servicio:

El cliente tendrá derecho a conocer la identidad de la empresa vendedora que comercializa el producto a través de internet (Denominación social, CIF, dirección postal, teléfono y correo electrónico); normalmente dichos datos suelen incluirse en el aviso legal y/o condiciones generales de compra del sitio web.

Los consumidores que adquieran productos por internet, como norma general, deberán facilitar sus datos personales a la empresa vendedora, quién asumirá el deber de protegerlos y deberá permitir al particular el ejercicio de los correspondientes derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los mismos, a través de un medio sencillo y gratuito.

El tratamiento de la información personal recabada se encontrará habitualmente detallado en las páginas webs bajo la rúbrica “Política de privacidad de la empresa”, “Aviso legal” o similar; así como, también deberá incluirse en dichos apartados toda la información relativa al uso y finalidad de las “cookies”, de una forma suficientemente clara para que sea entendida por el consumidor.

– El vendedor deberá ofertar los productos y/o servicios de forma actualizada, clara y completa a través de su página web.

2. Precio del producto y/o servicio:

El consumidor tendrá derecho a conocer el precio final del producto y/o servicio antes de formalizar la compra, es decir, el precio base más los posibles gastos de gestión, gastos de transporte, tasas (especialmente en la compra de billetes de transporte aéreo

y marítimo), impuestos de cualquier tipo y, en su caso, posibles costes de arancel que pueda conllevar la transacción.

El comprador tendrá derecho a elegir la forma de pago que más le convenga, siendo recomendable comprobar la existencia de un certificado de seguridad en la página web.

3. Confirmada la compra del producto y/o servicio:

El cliente ha de disponer de su pedido en un plazo máximo de 30 días, salvo que las propias partes contratantes hubiesen pactado un período de tiempo distinto; en caso de incumplimiento por el vendedor de dicho límite temporal de entrega, el comprador podría exigir una indemnización.

La empresa vendedora tendrá la obligación de informar al cliente sobre el derecho de desistimiento que le asiste durante los 14 días naturales siguientes a la entrega del producto y que, en todo caso, le permitiría dar por finalizado el contrato sin ningún tipo de explicación ni gasto, salvo el coste de la devolución; en el supuesto de que el vendedor no proporcionará tal información, el derecho se entendería ampliado a doce meses.

Se consideran excluidos de este derecho los productos personalizados, alimentos y otros productos de caducidad rápida, prensa, revistas, música, videos, software y videojuegos.

– En el e-commerce, se reconocen al consumidor los mismos derechos que en una tienda física en todo lo concerniente al ejercicio de:

– Derecho de garantía durante un período de dos años, computados desde la fecha de entrega del producto, para subsanar la falta de conformidad del producto y, en su caso, repararlo o reemplazarlo.

– Derecho a reclamar ante el servicio de post-venta de la empresa, ante la entidad gestora del sello de confianza al que pudiera encontrarse adherida la empresa, ante las Administraciones de consumo competentes, en el Sistema de arbitraje de consumo y, como última opción, en vía judicial.

– Derecho de devolución, con algunas excepciones: productos personalizados, billetes de avión para una fecha determinada…

 

¿Te atreves a comprar desde el sofá de casa? ¿Tienes dudas con respecto a los Derechos que te asisten como consumidor?

Ponte en contacto con ABOGADIUS, te daremos el asesoramiento legal que necesitas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 10.0/10 basado en 4 opiniones.