¿Qué puedo hacer si he sido víctima de un error judicial?

Tres supuestos legales en los que el afectado puede reclamar una indemnización

La Constitución Española establece en su artículo 106.2 el principio general de responsabilidad patrimonial del Estado por las lesiones ocasionadas en los bienes y derechos de los particulares a raíz de un funcionamiento no adecuado de sus servicios públicos y, concretamente, en el precepto 121 de la mencionada norma suprema se prevé dicha responsabilidad patrimonial en el ámbito del funcionamiento de la Administración de Justicia.

Es en la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de Julio, del Poder Judiciali, en sus artículos 292 y 294, donde se van a recoger los tres supuestos legales en los que el afectado puede reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos derivados de una actuación de la Administración de Justicia que no tenga el deber de soportar, de la forma que se detalla a continuación:

1. Por un funcionamiento anormal de la Administración de Justicia,

Por una actividad irregular de los servicios judiciales que componen su estructura (Dilaciones indebidas en la tramitación de un proceso; Pérdida de bienes que estén bajo custodia judicial …).

2. Por una prisión preventiva indebida,

Si quién ha sufrido tal privación de libertad posteriormente ha sido absuelto o ha recibido notificación de sobreseimiento libre, causándole ello un perjuicio importante.

3. Por un error judicial,

En el supuesto de que los órganos jurisdiccionales dicten sentencias no ajustadas a Derecho (Aplicación incorrecta de una norma jurídica, valoración inadecuada de los hechos u omisión de elementos de prueba esenciales).

En este último caso, si usted ha sido víctima de un error judicial evidente, craso, indubitado e injustificado, fruto de una equivocación especialmente cualificada en la que se advierta una patente desatención del Juzgador, podría iniciar un procedimiento administrativo de reclamación de daños y perjuicios ante el Ministerio de Justicia en el plazo de un año, desde el día en que pudo ejercitarse la acción indemnizatoria.

Para instar dicha pretensión, necesita como requisito previo contar con una decisión judicial firme que expresamente reconozca el error, esto es, una sentencia dictada en virtud de un recurso de revisión o bien, una sentencia “Ad hoc” dictada por la Sala del Tribunal Supremo del mismo orden jurisdiccional que el órgano que haya errado, debiendo agotarse con las mismas todos los recursos previstos en el ordenamiento jurídico.

Una vez declarado el error judicial, y en base a la responsabilidad patrimonial de la Administración de Justicia, podrá presentar su petición reclamando los daños y perjuicios sufridos.

¿Ha sido víctima de un error judicial? ¿Desea solicitar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos?

En ABOGADIUS, le daremos el asesoramiento legal que necesita.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 10.0/10 basado en 4 opiniones.