Pautas para la correcta utilización de un Dron

#

Uso recreativo de los DRONES en España

¿Qué puedo hacer con mi DRON?

Los Drones, en cuanto aeronaves pilotadas por control remoto, han supuesto una importante revolución tecnológica, lo que se ha traducido en la necesidad de establecer un marco jurídico que permita el desarrollo de dicho sector en condiciones de seguridad.

La base de la actual legislación sobre Drones se encuentra (hasta que se apruebe un desarrollo específico en la materia) en el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, y en la Ley 18/2014, de 15 de Octubre del mismo nombre, dicha norma es de aplicación solo para aquellos Drones de menos de 25 kg en el despegue, que vayan a emplearse para trabajos técnicos o científicos, siendo así que existe una ausencia normativa para el uso recreativo o lúdico de los mismos, es por ello que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha desarrollado una serie de recomendaciones:

  1. Cuando se utilicen en un recinto completamente cerrado

    (Vivienda particular, Pabellón deportivo…) no resultan de aplicación las leyes previstas para el espacio aéreo, de modo que el titular de dicho recinto podría autorizar el uso del DRON en su interior, señalando las condiciones específicas del vuelo y respetando en todo caso las recomendaciones básicas de seguridad.

  2.  Cuando se utilicen en un recinto abierto,

    la AESA establece una serie de recomendaciones extraídas de diversa normativa (Real Decreto 552/2014, de 27 de junio, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea y se modifica el Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea; y los artículos del 50 al 53 de la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia), que pueden resumirse del siguiente modo:

  • No se puede perder al DRON de vista ni superar los 120 metros de altura durante el vuelo.
  • No se puede pilotar el DRON de noche.
  • Hay que evitar el vuelo en zonas cercanas a aeropuertos o que tengan el espacio aéreo reservado, concretamente de 8 a 15 km de distancia dependiendo de si hay vuelo visual o instrumental.
  • No se puede usar el DRON en zonas urbanas, ni volarlo sobre aglomeraciones de personas (parques, bodas, playas, conciertos…).
  • Se debe volar el DRON con seguridad y sin poner en peligro a terceras personas.
  • Usar zonas adecuadas para el vuelo, esto es, lugares despoblados o zonas de vuelo de aeromodelismo.

En ambos casos, las imágenes obtenidas con la cámara que puedan incorporar los Drones, se encuentran sometidas a la Ley de Protección de Datos, de modo que en todo caso, es necesario obtener la autorización de cualquier persona identificable en la fotografía.

El incumplimiento de lo mencionado con anterioridad, así como de la normativa autonómica y/o local que pueda existir al respecto, podría conllevar la imposición de multas a los infractores de hasta 225.000 euros; añadiendo además que, si se ocasionaran daños a terceros el usuario del DRON sería responsable civil directo de los mismos, por lo que se aconseja la formalización de un seguro de responsabilidad civil que cubra dicha actividad.

Comparte esta noticia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 10.0/10 basado en 4 opiniones.