El Tribunal Supremo se manifiesta sobre el registro de jornada laboral diaria.

#

Las empresas no están obligadas a llevar un registro de la jornada laboral de sus trabajadores

 

Con fecha 19 de febrero de 2016 se dictó sentencia por la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, en la que se considera que la empresa ABANCA Corporación Bancaria S.A. debe establecer un sistema de registro de la jornada diaria efectiva que realiza la plantilla de la empresa, permitiendo comprobar el adecuado cumplimiento de los horarios pactados, registrando tanto la jornada laboral diaria como las horas extraordinarias.

Con anterioridad, la inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Pontevedra había procedido a extender un acta de infracción a la empresa por incumplimiento de la normativa en materia de tiempo de trabajo, al haber constatado que la empresa no procede a registrar la jornada de los trabajadores, basándose en el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores y encontrando obligatorio establecer un sistema de registro de la jornada diaria efectiva.

Sin embargo, tras recurrir, el Tribunal Supremo entra a dilucidar sobre la obligación o no del control de registro de jornada efectiva. Pues bien, la empresa recurre alegando interpretación errónea del artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores, en relación, además, con el 20.3 del mismo Estatuto. Entendiendo que de dicho artículo no se puede desprender la obligación señalada, ya que, del tenor literal de los artículos mencionados se puede derivar que se refiere exclusivamente a las horas extras.

Consecuentemente, tras interpretaciones literales, tanto históricas como legislativas se viene entendiendo que el deber de registrar la jornada laboral se contempla al tiempo de regular el legislador las horas extraordinarias y no la jornada laboral ordinaria. Dicha interpretación se encuentra respaldada por el artículo 12.4 c) del Estatuto de los Trabajadores, sobre la obligación de registrar diariamente y totalizar mensualmente las horas realizadas por el trabajador con contrato parcial, dicho mandato no sería necesario si existiese la necesidad de registrar toda la jornada. Asimismo, se solicitan supervisión en jornadas especiales de trabajo, en las cuales no sería necesario el matiz si se encontrase regulado de una manera global, pues en los supuestos especiales no habría que reiterarlo sino delegar al mandato genérico.

Por todo ello, el Tribunal Supremo, en su sentencia número 338/2017, Sala 4ª, de los Social de 20 de abril de 2017, tras el análisis de la norma, entiende que, se debe entender como un control de las horas extraordinarias realizadas, siendo esa la única finalidad. Debido a que el artículo 35.5 obliga al control de las horas extraordinarias y a que el empresario comunique a los trabajadores a final de mes el número de horas extras realizadas.

Comparte esta noticia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies