Despido improcedente: Conoce tus derechos como trabajador

¿Qué indemnización me corresponde ante un despido improcedente?

El Despido es la mayor sanción que un empleador puede imponer a un trabajador, supone dar por finalizado de forma unilateral el contrato de trabajo suscrito entre ambos, en base tanto al ejercicio de la facultad de dirección y control de la actividad laboral que el artículo 20 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores otorga al empresario, como al poder sancionador que le concede el mismo texto legal. 

En nuestro ordenamiento jurídico, la regulación relativa al despido se encuentra regida por el principio de causalidad, al contemplarse dicha sanción solo para aquellos supuestos en los que exista una causa prevista y tipificada por la legislación laboral que pueda justificarla.

Así las cosas, en la normativa laboral pueden reconocerse tres tipos de despido: Disciplinario, Objetivo y Despido colectivo que, a su vez, y una vez notificados al trabajador, éste, en caso de disconformidad con los mismos, puede proceder a su impugnación en un plazo de 20 días hábiles ante los órganos jurisdiccionales, para que sea la autoridad laboral quien los califique como procedentes, improcedentes o nulos.

El despido improcedente

El despido improcedente es aquel que no cumple los requisitos formales establecidos legalmente (Tales como, comunicar por escrito y con antelación suficiente la decisión empresarial; no indicar la fecha de efectos del despido…) y/o los requisitos materiales, esto es, cuando no se justifica claramente los motivos del despido. 

Mi despido ha sido declarado improcedente, ¿Qué consecuencias tiene?

Una vez calificado el despido como improcedente, en el plazo de cinco días desde la notificación de la Sentencia, el empleador podrá elegir una de las siguientes dos opciones, recogidas en el artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores:

– Readmitir al Trabajador en las mismas condiciones existentes con anterioridad al despido, lo cual llevará aparejado también el abono de los correspondientes salarios de tramitación que éste hubiera dejado de percibir entre la fecha del despido y la de readmisión y, la perceptiva cotización a la Seguridad Social durante tal período; en su caso, el trabajador deberá devolver la indemnización recibida como consecuencia del despido.
– Indemnizar al trabajador, esta opción supone la finalización del contrato de trabajo, que se entenderá producido desde el cese efectivo en la empresa, en una cuantía que va a venir determinada por la fecha de inicio de la relación laboral, y ello del siguiente modo:

  • Si el contrato de trabajo es anterior al 12 de febrero de 2012, la indemnización se desglosará por tramos, acumulándose ambas cantidades al montante final: desde el inicio de la relación laboral hasta el 12 de febrero de 2012, se abonarán 45 días de salario por año trabajado, con un tope máximo de 42 mensualidades; y para los días que excedan de la fecha indicada, 33 días de salario por cada año de trabajo, con un límite máximo de 24 mensualidades.
  • En el caso de que el contrato de trabajo sea posterior al 12 de febrero de 2012, el trabajador recibirá una indemnización de 33 días de salario por año de servicio, con un límite de 24 mensualidades.

Si en los cinco días otorgados al empleador para que, de la forma descrita con anterioridad, ejercite su derecho de elección entre la readmisión o abono de indemnización al trabajador despedido improcedentemente, no lo lleva a cabo, se entenderá que opta por la readmisión; en dicho supuesto, el trabajador deberá plantear ante el Juzgado correspondiente un procedimiento especial de ejecución de sentencia conocido como: “Incidente de no readmisión”.

En el supuesto de que el trabajador tuviera la condición de representante de los trabajadores o fuera delegado de personal, la capacidad de elección entre readmisión e indemnización le corresponderá a él mismo.

 

¿Ha sido despedido? ¿Considera que su despido podría ser improcedente? ¿No está conforme con la indemnización percibida?

Póngase en contacto con ABOGADIUS, le daremos el asesoramiento legal que necesita.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 10.0/10 basado en 4 opiniones.